Queridos Hermanos y Hermanas, queridas familias de nuestros siete hermanos mártires.

La Memoria de nuestros siete hermanos de Tibhirine nos recuerda que ya son miembros de esta inmensa muchedumbre de los hijos de Dios agrupados en torno a Cristo resucitado, a Cristo Rey. Lavaron sus vestidos, los blanquearon con la sangre del Cordero.

Lo que contemplamos hoy en la fe es la comunidad, es el pueblo de los que nos esperan y nos esperan en el fervor de su amor, plasmado por la palabra del Señor, realizado perfectamente en la tierra adoptiva y prometida.

Sí, todas las obras y los talentos y carismas personales de nuestros siete hermanos mártires son muy poco si se comparan con esta fidelidad comunitaria, diaria, a la Palabra del Señor: Palabra recibida, rumiada, meditada, vivida, dada, intercambiada, reservada, cultivada. Sí, los hermanos mártires han querido dar a la Palabra de Dios, y a toda palabra humana, la dignidad que le corresponde. Se unieron especialmente con esta Palabra: «Amados los unos a los otros como yo os he amado. No hay amor más grande que dar la vida por los que amamos».

«Una vez que hemos conocido la Palabra de Dios, decía Madeleine Delbrel, no tenemos derecho a no recibirla, una vez que la hemos recibido no tenemos derecho a no dejarla encarnarse en nosotros, una vez que se ha encarnado en nosotros, no tenemos derecho a guardarla para nosotros». Esta encarnación de la Palabra de Dios en nosotros, esta docilidad a dejarse modelar por ella, es lo que llamamos «testimonio», «martirio».

Para tomar en serio la Palabra de Dios y seguir a nuestros hermanos mártires de Tibhirine, en esta transformación interior, necesitamos toda la fuerza del Espíritu Santo. El Espíritu, por supuesto, no viene a encadenarnos, viene a liberarnos y a transformar nuestra vida cotidiana según la Palabra del Señor. Viene y nos pide que colaboremos, nada más que con uno de nuestros gestos habituales: abrir la Biblia. Este gesto, el hermano Christian, Christophe, Paul, Michel, Bruno y Luc, Célestin, lo han hecho tantas veces; y después, leer, meditar, quizás anotar, rezar. Esto es lo que es el encuentro transformador con el Espíritu Santo, en los monasterios ordinarios.

Se convierte en nuestro huésped interior y nos ayuda a ser moldeados por la Palabra, tan exigente, tan heroica. Nos ayuda a encontrar fuerza y valor en la fatiga de la acción. Es nuestro maestro en la escuela de San Benito que decía que la vida cristiana se significa por una Palabra vivida y su puesta en práctica. «No tengáis miedo». Estas personas transformadas por la Palabra, vestidas con túnicas blancas y con las palmas de las manos, nos aseguran: nada de lo que ocurra en el tiempo, nada de las penas que hemos tomado, nada de los sufrimientos que hemos padecido en este mundo, se perderá. Todo servirá para adorar a Dios y se convertirá en nuestro gozo eterno; todo estará bien, todo estará bien.

Hermanos Mártires de Tibhirine, enseñadnos a perseverar en la escucha de la Palabra, a ser dóciles a la voz del Espíritu, atentos a sus llamadas en la intimidad de nuestra conciencia y a sus manifestaciones en los acontecimientos de la historia. Ayudadnos a dar siempre cuenta de la esperanza que hay en nosotros.

Confiemos en la bondad del hombre, incluso en la bondad de todos los amigos de último minuto, en el amor del Padre de todos los hombres. Amén.