Vous êtes ici...

Pas de traduction pour ce texte.

Ma relation avec les Pères de Tibhirine

Il est difficile, pour qui ne connait pas notre toute petite Eglise d'Algérie, de comprendre la place que tenait le monastère de Tibhirine dans la vie de notre communauté diocésaine. Après le départ des soeurs bénédictines missionnaires de Médéa, en 1974, puis celui des Soeurs Clarisses de Notre-Dame d'Afrique, en 1995, Notre Dame de l'Atlas demeurait la seule communauté contemplative monacale en Algérie...

 

Lire la Conférence

«No hay amor más grande que dar la vida por los que amas». Amaron a su familia de sangre, amaron a su familia religiosa, amaron a sus vecinos, a sus seres queridos, amaron a su país, amaron a Argelia, su pueblo de misión, porque obedecieron verdaderamente al mandamiento de amar, que no es un mandamiento que viene del exterior, sino una exigencia del corazón, que quiere amar con el mismo amor con el que se sabe amado, con el mismo amor derramado en el corazón por el mismo Espíritu Santo.

Mis Hermanos y Hermanas,
 

Jesús vino a revelar al Padre y lo hizo ciertamente enseñando, aunque no menos a través de sus acciones, sus gestos, sus comportamientos.

Ahora que ha vuelto a Dios, a su lugar de Hijo, para prepararnos la morada, Jesús aparece plenamente en su verdadero papel de mediador, mediador que pone en nuestro camino a los demás mediadores. A estos guías espirituales, a estos maestros espirituales, se une la comunidad de nuestros hermanos del Atlas, en los que el hombre descubre hoy una sorprendente síntesis de los sufrimientos y de las esperanzas de nuestro tiempo.

Cómo vivir de amor frente al miedo
Evangelio del lavatorio de los pies
 

Lavando los pies de sus discípulos, Jesús se hace su servidor. Esto es lo que hizo el Papa Francisco este año en Roma, lavando los pies de 12 migrantes, y luego saludando uno a uno a ochocientos migrantes, lo que le llevó una hora y media.

Y después del lavatorio de los pies, Jesús dijo a sus discípulos: “Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; igual que yo os he amado, amaos también entre vosotros”. Pedro le responde: “Por ti daría la vida”, pero, en realidad, todavía no está preparado para hacerlo.

Nuestros hermanos monjes de Tibhirine y sus compañeros, religiosos y religiosas de Argelia, han sido llamados a entregar su vida. Y ellos estaban preparados para hacerlo. ¿Cómo se prepararon? ¡Como estábamos todos preparados, nosotros, cristianos de Argelia, en estos años, ya que todos fuimos amenazados de muerte por grupos armados extremistas!

20 Aniversario de Tibhirine

Peregrinación del  sábado 16 de abril de  2016

Hechos 9,31-42; Salmo 115; Juan 6,60-69

Hermanos y hermanas

La Iglesia nos ofrece la Palabra de Dios para este día de peregrinación. Abandonamos hoy la figura de Pablo mencionada ayer para unirnos a la de Pedro. Al término de un largo camino, Pedro hizo de su vida un "Te amo". Después de su triple negación, confesó su amor tres veces: "Lo sabes todo, Señor, sabes que te amo". Generalmente se dice de Pablo, pero también es cierto para Pedro: ya no es él quien vive, es Cristo quien vive en él. Pedro no tiene nada más que dar, ni bienes, ni dinero, se despojó de todo con la mayor sencillez. Se ha convertido en un signo de sencillez y misericordia. Da, sin embargo, lo que le queda: una palabra que libera de la parálisis e incluso de la muerte. Da una palabra de vida.

meditation assekrem

*** La historia de las religiones nos dice que la persona humana desde siempre “¡ha buscado a Dios!”.
A menudo oímos o nos sentimos tentados a decir:
-----> '¡NO CREO EN DIOS!'
El problema no es creer o no creer en Dios, sino creer que:
-----> '¡ES DIOS EL QUE CREE EN LA HUMANIDAD!'
 

Sí, aquí está la "Buena Noticia" para creer: ¡Dios está contando con nosotros!... Su amor es totalmente gratuito y no nos pide nada a cambio. De nosotros depende el abrir o no la puerta a Él… que Él cuente o no cuente en nuestra vida... que sea Alguien importante o no... Por otra parte es el Drama de la Humanidad desde sus orígenes como lo explica muy bien la Biblia en el libro del Génesis: “Pero el Señor Dios llamó al hombre: ‑¿Dónde estás? El contestó: ‑Te oí en el jardín, me entró miedo porque estaba desnudo, y me escondí” (Gn 3,9-10). De hecho, el problema radica en ver qué imagen tenemos de Dios (Padre o juez, Ternura o Castigo, Inmensa alegría o Miedo, etc.). El evangelio de Juan explica este drama con esta sentencia terrible: “Vino a su casa, pero los suyos no lo recibieron” (Jn 1,11). ¡Drama de los orígenes de la humanidad, el drama de hoy! La cuestión se impone: ¿Qué Dios esperamos nosotros esta Navidad?

Mártires de la fe ayer y hoy
Vivir siguiendo a los mártires de Tibhirine
 
Muchos de vosotros habéis visto la película “De dioses y hombres”. De este modo, habéis podido penetrar en el misterio de la vida y la muerte de los monjes de Tibhirine. No haré ninguna revelación sobre las circunstancias de la muerte de los monjes de Tibhirine. Esta es la responsabilidad de las investigaciones y los asuntos de los servicios secretos.
Lo que nos interesa hoy, es "Vivir siguiendo a los mártires de Tibhirine". ¿Qué vivieron? ¿Cuál es su mensaje para nosotros?

El hermano Francesco, de una fraternidad franciscana italiana, ha compuesto una novena a los Mártires De Argelia.
 

Así desea expandir su mensaje de fraternidad y de amor. 

Sus Hermanos al igual que muchos de sus amigos y personas de su entorno rezan esta novena.

 La Sangre y el Don -Novena de oración en memoria de los Mártires De Argelia. (1994-1996)

¡Feliz nacimiento!

"Esta Navidad no fue como las demás. Todavía está llena de significado", escribe el Hermano Christophe a sus padres.

La comunidad de Tibhirine, que la película "De hombres y dioses" ha colocado desde el Festival de Cine de Cannes en el centro de atención mundial, acaba de "ser visitada" por un grupo de islamistas armados al que se atribuía la matanza diez días antes de doce obreros croatas. Estamos en el 24 de diciembre de 1993. La comunidad vivió los tres años que siguieron en un día a día angustioso, al igual que sus vecinos argelinos, hasta el secuestro de siete de los hermanos y su asesinato el 21 de mayo de 1996.

Homilía pronunciada en el cementerio de Tibhirine
 

Los siete monjes enterrados aquí han vivido el final de sus vidas en una Argelia asolada por una violenta tormenta fratricida hecha de sangre y de fuego.

Entonces, ¿por qué escogieron quedarse arriesgando sus vidas? ¿Por qué Célestin después de su grave operación cardíaca, deja Francia, a pesar de los consejos de sus médicos, y vuelve a Tibhirine? ¿Por qué Paul, después de visitar a su familia, coge el avión en las horas que preceden a su secuestro, llevando en su equipaje árboles para plantar?

La respuesta está contenida en una carta-testamento escrita por uno de ellos. Habla, ciertamente, en nombre propio, pero cada uno de sus hermanos será llevado a mantener el mismo lenguaje.

"Me gustaría que se supiera que mi vida se consagra a Dios en este país"

Quedarse tenía pues un sentido para ellos.